Tecnologia

Amazon abre el primer supermercado físico

“Amazon prepara la mayor destructora de empleos”. Con este mensaje tan apocalíptico se refería el sensacionalista New York Post a la presentación de Amazon Go, el proyecto piloto de la multinacional estadounidense para desarrollar la tienda del futuro.

Más allá de este tipo de comentarios Amazon busca volver a marcar el ritmo en los avances del comercio, también en la tienda física. En este caso, un pequeño establecimiento piloto abierto en Seattle (EE UU), de momento solo para empleados, muestra algunas de las tendencias de digitalización en el comercio de alimentación.

El boom del comercio electrónico, aunque todavía tímido en España, ha hecho preguntarse al sector cómo será la tienda física en el medio o largo plazo. No hay dudas sobre su existencia, ya que la compra en persona seguirá teniendo importancia. Pero parece claro que no será igual.

Amazon ha propuesto un formato que tiene por objetivo evitar algunas incomodidades como la espera en las cajas. La tienda no tendrá estos puestos a la salida, sino que el simple uso de una aplicación en el móvil hará la lista de los productos que se han cogido de la estantería y se cobrarán directamente en la cuenta de cada cliente en Amazon.

Para ello, el establecimiento está dotado de sensores, que permiten trazar el recorrido que dibuje el usuario, así como conocer los productos que se lleva. La compañía explicó que se sirve del machine learning y otras tecnologías para mejorar la experiencia den usuario. La primera tienda abrirá al público en 2017, cuando acabe este periodo de pruebas. En la misma ciudad estadounidense la empresa planea establecimientos que sirvan, únicamente, para que el cliente vaya a buscar pedidos realizados por internet.

Tambien la italiana Coop, uno de los grupos de distribución más importantes del centro de Europa, ha presentado esta semana su proyecto de “supermercado del futuro”, en colaboración con Accenture.

La tienda, que se ha abierto en Milán (Italia), incluye herramientas digitales destinadas especialmente a mejorar la información que recibe el cliente, así como el acceso a ofertas y promociones. Según explicó ayer la empresa en un comunicado, su concepción del supermercado del futuro pasa por la implementación de pantallas interactivas y estanterías inteligentes. “Así se logra un proceso de compra personalizado”, explicó.
Entre las herramientas de este establecimiento futurista se encuentran mesas interactivas que reaccionan al simple movimiento de la mano y que aumentan información sobre el producto. Cuenta con la tecnología desarrollada por Microsoft. Estas pantallas permiten además información actualizada y acorde a las exigencias del consumidor.

Además de estos dos proyectos, en el sector se ha ido hablando en los últimos tiempos sobre las herramientas que se pueden usar para transformar la experiencia en la tienda. Recientemente, un encuentro celebrado en la escuela de negocios Esade reunió en Madrid a representantes del sector para hablar sobre este “supermercado del futuro”.

En dicha cita, Jaime Castelló, profesor de marketing de dicha escuela aseguró que “en 2040 habrán desaparecido los supermercados tal como los conocemos”. También participó Raimon Miret, director general de Accenture Products Iberia. El directivo de la empresa que ha colaborado con Coop en su tienda, señaló que las tendencias que marquen el futuro serán: la fusión del canal online y el físico con la conocida omnicanalidad, el desarrollo de tecnología en el establecimiento, el conocimiento en tiempo real de lo que quiere el cliente mediante el big data y la utilización de herramientas que gestionen de forma más dinámica los precios y el retorno de las ofertas.

Por tanto, las coincidencias entre las distintas voces del sector hablan de un conocimiento mucho mayor del cliente. Algo que ha comenzado con los clubes de fidelización y que ahora se puede elevar a la enésima potencia. La tecnología conocida como beacons, balizas que ayudan a situar al cliente en la tienda y estudian su comportamiento, ligado al big data, permiten al supermercado opciones como el lanzamiento de ofertas y servicios personalizados. También el uso de la tecnología para facilitar la experiencia de compra es una tendencia que se señala de forma habitual en el sector.

Fuente: Cincodias.com

Tags

Related Articles

Close